viernes, 23 de diciembre de 2011

Los Andes, 22 diciembre de 2011 La ley del peón rural excluye a los gremios mendocinos En rigor, de los cuatro sindicatos para trabajadores del campo que operan en la provincia, sólo la Uatre podrá acceder a la baja en la edad de jubilación. Apoyo a la norma. El artículo 3 que de la ley que reforma el Estatuto del Peón Rural -sancionada ayer en el Senado Nacional- especifica las exclusiones. Es decir, los que no quedan comprendidos en dicha regla. En líneas generales, se trata de los trabajadores que ya están agremiados y que han realizado convenios colectivos de trabajo con anterioridad a la sanción de la nueva norma y validados por diversas leyes nacionales. De este modo, lo aprobado ayer por la tarde casi por unanimidad (Carlos Menem votó en contra), por el momento tiene bajas incidencias concretas en la provincia. De hecho, de los cuatro sindicatos que agrupan a trabajadores rurales -Frutas y Hortalizas, Contratistas de Viñedos y Frutales, Federación de Obreros y Empleados Vitivinícolas y Afines (Foeva) y Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre)- sólo quienes están afiliados a este último verán cambios en su situación. La ley también influirá en aquellos peones que no estén bajo el paraguas de ningún gremio. Lo que más impacta, en realidad, es la baja en la edad jubilatoria ya que se corre de los 65 a los 57 años por igual para hombres y mujeres, después de 25 años de aportes. Además, la ley reconoce a los peones rurales remuneraciones mínimas determinadas por el Consejo Nacional de Trabajo Agrario, que no podrán ser menores al salario mínimo vital y móvil. Por otra parte, establece que la jornada laboral tendrá ocho horas, reconoce el pago de horas extras, el descanso semanal y obliga a garantizar mejores condiciones de higiene y seguridad, como requisitos básicos de la actividad. No obstante, mientras se desarrollaba la sesión, grupos de Uatre protestaban afuera por la pérdida de la administración del Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleados (Renatre). En líneas generales, los representantes de sindicatos coinciden en que la norma es buena aunque aclaran que la mayoría de los puntos ya se cumplen en Mendoza. En tanto, el beneficio de una jubilación "anticipada" es algo que los legisladores mendocinos pretenden trabajar cuando comiencen las sesiones ordinarias en el Congreso ya que ese es el punto más valioso de la ley y muchos trabajadores -en especial los de viña- quedaron afuera por esta vez. Menos años de trabajo "Ahora el obrero rural que no está agremiado, va a poder tener sus aportes. Es una ley moderna que nosotros tomaremos como base para nuestro trabajo", comentó Lucio Quilpatay, secretario general de Hortalizas y Fruta en Fresco quien explicó que la norma no cambia el convenio de su sindicato. Allí, la edad jubilatoria queda en 65 años pero que hay actividades específicas por las que hace rato se está peleando una baja. Desde la delegación mendocina de Uatre, José Luis Zárate, expresó que -a pesar del problema del Renatre- el espíritu de la ley es bueno pero que, desde 2007, muchos de sus puntos como el salario mínimo vital y móvil, las 8 horas diarias o la diferenciación del trabajo nocturno- se aplican en la provincia. Para el gremialista, la norma puede servir para igualar todos los convenios. Sin embargo, Enrique Vaquié -senador radical- expresó que sería importante lograr otra ley que específicamente incluyera a los que se quedaron afuera en relación con la baja de la edad jubilatoria;como punto crucial. El objetivo es no generar inequidades así como evitar "pases" de un sindicato a otro. En tanto, Alejandro Giménez, asesor letrado del Ministerio de Agricultura de la Nación, cree que la ley puede significar una mejora salarial y en las condiciones de trabajo de los obreros rurales. Coincidió en que -por el momento- los sindicatos de Mendoza y las economías regionales -con excepción de la Uatre- no verán cambios en sus convenios colectivos. LAS CLAVES * Incorpora a los peones a la ley de Contrato de Trabajo y establece que la jornada laboral será de 8 horas diarias o 44 semanales. * Regula las relaciones laborales de los empleados temporarios y crea la figura del "trabajador permanente discontinuo". * Crea un nuevo régimen previsional que reduce de 65 a 57 años la edad jubilatoria, con 25 años de aportes, e incorpora una licencia por paternidad de 15 días. * Se fija una remuneración mínima, que no podrán ser menores al salario mínimo vital y móvil, y fija períodos y lugares de pago. * Se obliga al pago de horas extras, el descanso semanal y mejores condiciones adecuadas de higiene y seguridad como requisitos básicos de la actividad. * Disuelve el Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (Renatre) y lo reemplaza por el Registro Nacional de Trabajadores y Empleadores Agrarios (Renatea). * Prevé la prohibición del pago en moneda distinta a la de curso legal y la bonificación por antigüedad. * Prohíbe el trabajo infantil y regula la contratación de menores de entre 16 y 18 años de edad.


Los Andes, 22 diciembre de 2011

La ley del peón rural excluye a los gremios mendocinos

En rigor, de los cuatro sindicatos para trabajadores del campo que operan en la provincia, sólo la Uatre podrá acceder a la baja en la edad de jubilación. Apoyo a la norma.

El artículo 3 que de la ley que reforma el Estatuto del Peón Rural -sancionada ayer en el Senado Nacional- especifica las exclusiones. Es decir, los que no quedan comprendidos en dicha regla. En líneas generales, se trata de los trabajadores que ya están agremiados y que han realizado convenios colectivos de trabajo con anterioridad a la sanción de la nueva norma y validados por diversas leyes nacionales.

De este modo, lo aprobado ayer por la tarde casi por unanimidad (Carlos Menem votó en contra), por el momento tiene bajas incidencias concretas en la provincia. De hecho, de los cuatro sindicatos que agrupan a trabajadores rurales -Frutas y Hortalizas, Contratistas de Viñedos y Frutales, Federación de Obreros y Empleados Vitivinícolas y Afines (Foeva) y Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre)- sólo quienes están afiliados a este último verán cambios en su situación. La ley también influirá en aquellos peones que no estén bajo el paraguas de ningún gremio.

Lo que más impacta, en realidad, es la baja en la edad jubilatoria ya que se corre de los 65 a los 57 años por igual para hombres y mujeres, después de 25 años de aportes. Además, la ley reconoce a los peones rurales remuneraciones mínimas determinadas por el Consejo Nacional de Trabajo Agrario, que no podrán ser menores al salario mínimo vital y móvil.

Por otra parte, establece que la jornada laboral tendrá ocho horas, reconoce el pago de horas extras, el descanso semanal y obliga a garantizar mejores condiciones de higiene y seguridad, como requisitos básicos de la actividad. No obstante, mientras se desarrollaba la sesión, grupos de Uatre protestaban afuera por la pérdida de la administración del Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleados (Renatre).

En líneas generales, los representantes de sindicatos coinciden en que la norma es buena aunque aclaran que la mayoría de los puntos ya se cumplen en Mendoza. En tanto, el beneficio de una jubilación "anticipada" es algo que los legisladores mendocinos pretenden trabajar cuando comiencen las sesiones ordinarias en el Congreso ya que ese es el punto más valioso de la ley y muchos trabajadores -en especial los de viña- quedaron afuera por esta vez.

Menos años de trabajo

"Ahora el obrero rural que no está agremiado, va a poder tener sus aportes. Es una ley moderna que nosotros tomaremos como base para nuestro trabajo", comentó Lucio Quilpatay, secretario general de Hortalizas y Fruta en Fresco quien explicó que la norma no cambia el convenio de su sindicato. Allí, la edad jubilatoria queda en 65 años pero que hay actividades específicas por las que hace rato se está peleando una baja.

Desde la delegación mendocina de Uatre, José Luis Zárate, expresó que -a pesar del problema del Renatre- el espíritu de la ley es bueno pero que, desde 2007, muchos de sus puntos como el salario mínimo vital y móvil, las 8 horas diarias o la diferenciación del trabajo nocturno- se aplican en la provincia. Para el gremialista, la norma puede servir para igualar todos los convenios.

Sin embargo, Enrique Vaquié -senador radical- expresó que sería importante lograr otra ley que específicamente incluyera a los que se quedaron afuera en relación con la baja de la edad jubilatoria;como punto crucial. El objetivo es no generar inequidades así como evitar "pases" de un sindicato a otro.

En tanto, Alejandro Giménez, asesor letrado del Ministerio de Agricultura de la Nación, cree que la ley puede significar una mejora salarial y en las condiciones de trabajo de los obreros rurales. Coincidió en que -por el momento- los sindicatos de Mendoza y las economías regionales -con excepción de la Uatre- no verán cambios en sus convenios colectivos.


LAS CLAVES

* Incorpora a los peones a la ley de Contrato de Trabajo y establece que la jornada laboral será de 8 horas diarias o 44 semanales.

* Regula las relaciones laborales de los empleados temporarios y crea la figura del "trabajador permanente discontinuo".

* Crea un nuevo régimen previsional que reduce de 65 a 57 años la edad jubilatoria, con 25 años de aportes, e incorpora una licencia por paternidad de 15 días.

* Se fija una remuneración mínima, que no podrán ser menores al salario mínimo vital y móvil, y fija períodos y lugares de pago.

* Se obliga al pago de horas extras, el descanso semanal y mejores condiciones adecuadas de higiene y seguridad como requisitos básicos de la actividad.

* Disuelve el Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (Renatre) y lo reemplaza por el Registro Nacional de Trabajadores y Empleadores Agrarios (Renatea).

* Prevé la prohibición del pago en moneda distinta a la de curso legal y la bonificación por antigüedad.

* Prohíbe el trabajo infantil y regula la contratación de menores de entre 16 y 18 años de edad.

En rigor, de los cuatro sindicatos para trabajadores del campo que operan en la provincia, sólo la Uatre podrá acceder a la baja en la edad de jubilación. Apoyo a la norma.

El artículo 3 que de la ley que reforma el Estatuto del Peón Rural -sancionada ayer en el Senado Nacional- especifica las exclusiones. Es decir, los que no quedan comprendidos en dicha regla. En líneas generales, se trata de los trabajadores que ya están agremiados y que han realizado convenios colectivos de trabajo con anterioridad a la sanción de la nueva norma y validados por diversas leyes nacionales.

De este modo, lo aprobado ayer por la tarde casi por unanimidad (Carlos Menem votó en contra), por el momento tiene bajas incidencias concretas en la provincia. De hecho, de los cuatro sindicatos que agrupan a trabajadores rurales -Frutas y Hortalizas, Contratistas de Viñedos y Frutales, Federación de Obreros y Empleados Vitivinícolas y Afines (Foeva) y Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre)- sólo quienes están afiliados a este último verán cambios en su situación. La ley también influirá en aquellos peones que no estén bajo el paraguas de ningún gremio.

Lo que más impacta, en realidad, es la baja en la edad jubilatoria ya que se corre de los 65 a los 57 años por igual para hombres y mujeres, después de 25 años de aportes. Además, la ley reconoce a los peones rurales remuneraciones mínimas determinadas por el Consejo Nacional de Trabajo Agrario, que no podrán ser menores al salario mínimo vital y móvil.

Por otra parte, establece que la jornada laboral tendrá ocho horas, reconoce el pago de horas extras, el descanso semanal y obliga a garantizar mejores condiciones de higiene y seguridad, como requisitos básicos de la actividad. No obstante, mientras se desarrollaba la sesión, grupos de Uatre protestaban afuera por la pérdida de la administración del Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleados (Renatre).

En líneas generales, los representantes de sindicatos coinciden en que la norma es buena aunque aclaran que la mayoría de los puntos ya se cumplen en Mendoza. En tanto, el beneficio de una jubilación "anticipada" es algo que los legisladores mendocinos pretenden trabajar cuando comiencen las sesiones ordinarias en el Congreso ya que ese es el punto más valioso de la ley y muchos trabajadores -en especial los de viña- quedaron afuera por esta vez.

Menos años de trabajo

"Ahora el obrero rural que no está agremiado, va a poder tener sus aportes. Es una ley moderna que nosotros tomaremos como base para nuestro trabajo", comentó Lucio Quilpatay, secretario general de Hortalizas y Fruta en Fresco quien explicó que la norma no cambia el convenio de su sindicato. Allí, la edad jubilatoria queda en 65 años pero que hay actividades específicas por las que hace rato se está peleando una baja.

Desde la delegación mendocina de Uatre, José Luis Zárate, expresó que -a pesar del problema del Renatre- el espíritu de la ley es bueno pero que, desde 2007, muchos de sus puntos como el salario mínimo vital y móvil, las 8 horas diarias o la diferenciación del trabajo nocturno- se aplican en la provincia. Para el gremialista, la norma puede servir para igualar todos los convenios.

Sin embargo, Enrique Vaquié -senador radical- expresó que sería importante lograr otra ley que específicamente incluyera a los que se quedaron afuera en relación con la baja de la edad jubilatoria;como punto crucial. El objetivo es no generar inequidades así como evitar "pases" de un sindicato a otro.

En tanto, Alejandro Giménez, asesor letrado del Ministerio de Agricultura de la Nación, cree que la ley puede significar una mejora salarial y en las condiciones de trabajo de los obreros rurales. Coincidió en que -por el momento- los sindicatos de Mendoza y las economías regionales -con excepción de la Uatre- no verán cambios en sus convenios colectivos.


LAS CLAVES

* Incorpora a los peones a la ley de Contrato de Trabajo y establece que la jornada laboral será de 8 horas diarias o 44 semanales.

* Regula las relaciones laborales de los empleados temporarios y crea la figura del "trabajador permanente discontinuo".

* Crea un nuevo régimen previsional que reduce de 65 a 57 años la edad jubilatoria, con 25 años de aportes, e incorpora una licencia por paternidad de 15 días.

* Se fija una remuneración mínima, que no podrán ser menores al salario mínimo vital y móvil, y fija períodos y lugares de pago.

* Se obliga al pago de horas extras, el descanso semanal y mejores condiciones adecuadas de higiene y seguridad como requisitos básicos de la actividad.

* Disuelve el Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (Renatre) y lo reemplaza por el Registro Nacional de Trabajadores y Empleadores Agrarios (Renatea).

* Prevé la prohibición del pago en moneda distinta a la de curso legal y la bonificación por antigüedad.

* Prohíbe el trabajo infantil y regula la contratación de menores de entre 16 y 18 años de edad.

Calendario

Archivo del blog